Señor Presidente:

Extremadamente preocupados por el estancamiento del Proceso de Paz del Sáhara Occidental y por la posición del gobierno francés en relación al conflicto, hemos considerado necesario y útil dirigirle la presente carta, convencidos de que llegará a sus manos y que merecerá su consideración y respuesta.

Como usted sabrá, la ocupación ilegal por parte de Marruecos hace que este territorio sea hoy el último caso colonial en Africa, en espera de su descolonización definitiva.

En 1990-91 y bajo los auspicios de la ONU y OUA, Marruecos y el Frente Polisario, aceptaron un Plan de Arreglo, que estipulaba la celebración de un Referéndum de Autodeterminación que permitiese al Pueblo Saharaui decidir libremente su futuro. Doce años después, el Consejo de Seguridad acordó por unanimidad en julio del 2003 un nuevo Plan de Paz para la Autodeterminación de Pueblo del Sáhara Occidental, elaborado por el Señor James Baker, Enviado Personal del Secretario General de la ONU.

A pesar de las preocupaciones e inquietudes que plantea dicho Plan, el Frente Polisario decidió aceptarlo con el fin de dar una oportunidad a la paz en esta región, tan cercana geográfica e históricamente a España y Francia. No obstante, la aceptación del Frente Polisario, subrayada positivamente por el Secretario General de la ONU en su último informe del 2003, y a pesar del llamamiento explícito efectuado por el Señor Kofi Annan a Marruecos, este país sigue, sin embargo, oponiendo un claro rechazo al Plan de Paz. Cabe recordar que fue también Marruecos quien, en febrero del 2001, bloqueó la continuación del proceso de aplicación del Plan de Arreglo de 1990-91.

Esta actitud de permanente obstrucción a la paz y a la credibilidad de Naciones Unidas y de manera particular de su Consejo de Seguridad, ha sido desgraciadamente alentada por la posición asumida públicamente por Francia. Las visitas que usted realizó a Marruecos en noviembre del 2003 y diciembre del 2001, marcaron los momentos álgidos de esta posición que sirve de parapeto a la rígida postura marroquí respecto a toda perspectiva de solución creíble, según el derecho internacional, a un problema de descolonización.

Cuando Francia proclama que... "estará al lado de Marruecos en el Consejo de Seguridad" y llega a identificar al Sáhara Occidental con el término de "Provincias del Sur", pone en entredicho la coherencia de la posición que desea adquirir en el concierto internacional, basada en la defensa de "un sistema multilateral " que sea capaz de resolver los conflictos en el marco de la legalidad internacional, como contrapeso al unilateralismo y a las doctrinas que intentan legitimar las llamadas "acciones bélicas preventivas".

Al Pueblo Saharaui, que tanto ha sufrido las consecuencias directas de la ocupación de su territorio, y a los miles de ciudadanos de este País y ciertamente de otros países democráticos, nos cuesta entender que la Francia, cuna de tantas revoluciones liberadoras, inspiradora de los Derechos Humanos y de gran parte de los progresos que ha conocido la humanidad, se coloque al margen de la ley internacional y de los principios de la Carta de las Naciones Unidas, oponiéndose a la libertad de un pueblo que ha demostrado con hechos y desde una entereza moral indiscutible, merecer esa libertad.

Creemos firmemente, Señor Presidente, que si la paz en el Sáhara Occidental sigue siendo una quimera, a pesar de la prolongada implicación de la ONU, se debe esencialmente a la obstrucción marroquí que se sostiene y nutre de la posición de Francia.

Es hora ya de que Francia actúe en esta cuestión en consonancia con sus nobles tradiciones en favor de una paz justa y definitiva que garantice al Pueblo Saharaui el derecho básico de elegir libremente su destino.

Estamos también convencidos de que ésta es la única vía que puede consolidar el proyecto democrático en Marruecos así como en todo el Magreb favoreciendo el reencuentro y la armonía necesarios para su estabilidad y desarrollo económico. Al actuar así Francia no hará más que fortalecer su prestigio y credibilidad internacional y demostrar la seriedad de la posición asumida respecto a los conflictos que tienen lugar en Oriente Medio y de manera específica en Irak. Queremos reiterar nuestra esperanza en su contribución a la paz en la región por lo que le instamos a una revisión positiva de la posición francesa sobre la cuestión del Sáhara Occidental.

Reciba, Señor Presidente, la expresión de nuestra más alta consideración.


Coordinadora Estatal de Asociaciones de Amigos del Pueblo Saharaui,
Federación de Instituciones Solidarias con el Pueblo Saharaui,
Asociación Internacional de Juristas por un Referéndum Justo en el Sáhara.

Madrid, a 16 de Enero del 2004.


_________________________________________

Quiénes somos · Historia · Actividades · Delegaciones
Revista El vuelo de Ícaro · Documentos · Comunicados

 
 

Volver a Documentos