La Liga Española Pro-Derechos Humanos lamenta profundamente las derivaciones políticas que está teniendo el conflicto en el Sáhara Occidental. Tales derivaciones políticas tienen como elemento catalizador a la llamada "Tercera Vía" que convertiría al Sáhara Occidental en una provincia marroquí con una cierta independencia y autonomía. Nos decepciona, aunque no nos sorprende, la aceptación que esta tesis está teniendo entre la Comunidad Internacional y las Naciones Unidas.

Sin embargo, ¿cuál hubiera sido la reacción de esta Comunidad Internacional si el pueblo saharaui hubiera adoptado una posición análoga a la marroquí, es decir, si el pueblo saharaui hubiera negado la vía del Referéndum (saliéndose fuera del marco del Plan de Paz) y hubiera exigido la inmediata liberación de su territorio? Toda la Comunidad Internacional, en un nuevo gesto hipócrita, se hubiera lanzado sobre el pueblo saharaui y sus dirigentes. Sin embargo, todo el mundo sabe, incluido el Reino de Marruecos (y los países que miserablemente lo apoyan: España, Francia, EE.UU.) que la invasión del Sáhara Occidental en 1975 fue un acto a todas luces ilegal ya que contradijo la resolución del Tribunal Internacional de La Haya que reconocía la existencia secular de una identidad saharaui independiente antes de la colonización española, rechazando, así, las pretensiones anexionistas de Marruecos y reiterando el derecho de autodeterminación del pueblo del Sáhara Occidental.

La Liga Española Pro-Derechos Humanos ha sostenido —y sigue sosteniendo— que la única resolución razonable (racional) del conflicto es la celebración de un Referéndum de Autodeterminación del pueblo saharaui, y que no cabe hablar de una nueva "Tercera Vía", ya que ésta no es otra que el Referéndum; éste es la solución intermedia (en donde las dos partes en disputa ceden en sus posiciones con el fin de recomponer el conflicto) entre la postura soberanista marroquí y la aspiración saharaui de devolverles el territorio que les corresponde por derecho. De esta manera, negamos y denunciamos cualquier otro tipo de componendas internacionales que se salgan fuera del marco del Plan de Paz de la ONU-OUA (incluida la hipotética situación arriba indicada).

Mientras tanto, el Gobierno Español se mantiene firme en su deplorable actitud. Éste, investigo de un halo de aparente neutralidad —cuando sabido es que en política es imposible ser neutral— continua apoyando, por razones mercantiles y bastardas, las posiciones violatorias del Reino de Marruecos, haciendo oídos sordos a los gritos de un pueblo que se muere lentamente en el desierto. Nada tiene que ver su actitud con la que ejemplarmente desempeñó Portugal en el caso de su excolonia Timor Oriental. Nuestro Gobierno no parece estar a la altura de las circunstancias, como en tantos otros temas. De esta manera, el señor Aznar puede departir amigablemente, en su paseo por Doñana, con un responsable directo de la larga lista de las violaciones de los Derechos Humanos en el Sáhara Occidental (torturas, ejecuciones extrajudiciales o sumarias, desapariciones forzosas, procesos judiciales injustos, detenciones arbitrarias, estado de sitio y bloqueo de informaciones, así como una política de implantación de colonos para desnaturalizar la composición demográfica del territorio), sin graves consecuencias para su conciencia moral; pero lo que el señor Aznar no debe saber es que, con su lamentable actitud, también empieza a tener las manos manchadas de sangre saharaui.



Francisco José Alonso Rodríguez
Presidente Nacional de la Liga Española Pro-Derechos Humanos





_________________________________________

Quiénes somos · Historia · Actividades · Delegaciones
Revista El vuelo de Ícaro · Documentos · Comunicados

 
 

Volver a Comunicados

COMUNICADO DE PRENSA
SOBRE LA "TERCERA VÍA" EN EL CONFLICTO DEL SÁHARA OCCIDENTAL

(25 de julio de 2000)